David Foster Wallace, hijo de intelectuales universitarios, eximio tenista precoz, destacado matemático y filósofo, auténtica estrella literaria de los ´80 y ´90, apodado “Kurt Cobain de la literatura”, producto de la crème de la clase media blanca norteamericana, se propuso con Infinite Jest la construcción de una novela total en un sentido borgeano; un libro capaz de contener a todos los libros en él.

Infinite Jest es un auténtico tour de force de más de mil páginas destinado a lectoras y lectores comprometidos e intrépidos dispuestos a sumergirse en una extensa jungla narrativa, caleidoscópica y rizomática; repleta de referencias, notas, e infinitos pies de páginas que remiten tanto a la alta cultura como a la ciencia o la cultura de masas.

En Infinite Jest, DFW se vale de la sátira para realizar un ajuste de cuentas personal con el “sueño americano”, al que identifica como el imperio del consumo desenfrenado, vía de escape al vacío existencial y al tedio en las sociedades hiperdesarrolladas del capitalismo tardío.

La narrativa de DFW se referencia en la obras de Don DeLillo y Thomas Pynchon, sus antecesores inmediatos, y se entronca en la tradición de los Sterne, Swift, o Joyce.

Infinite Jest es un artefacto narrativo monumental y prodigioso, anticipatorio, distópico, con infinidad de personajes que conforme transcurren sus centenares de páginas, evidencia el ajuste perfecto de sus tramas, el entrelazamiento de sus personajes, y una estructura magnífica por su precisión de mecanismo de relojería.

Reviewer: Pablo Gauna, de la sucursal de Caballito •